Seleccionar página

Sant Joan de Déu es un hospital pediátrico de reconocido prestigio internacional. Situado en el límite entre los municipios de Barcelona y Esplugues de Llobregat, atiende a una población cercana al millón de habitantes. Este hospital público concertado cuenta con un importante servicio de psiquiatría, en el que trabajan alrededor de 200 profesionales de la psiquiatría infanto-juvenil. El Dr. José Ángel Alda es el encargado de coordinar la unidad de TDAH, que atiende cada año entre 300 y 350 nuevos casos de niños y niñas con TDAH.

 

Hablamos con el Dr. Alda del estado y los diversos retos que presentan tanto el diagnóstico, como el tratamiento del TDAH. En su opinión, el principal problemas diagnóstico es “no tener un marcador completamente objetivo y validado; el diagnóstico es clínico y según dónde vayas, la habilidad del clínico puede ser muy elevada o no tanto”. Lo cierto es que muchos pacientes llegan a Sant Joan de Déu rebotados de otros centros donde no los han sabido ver o no han podido llegar a un diagnóstico completo o, muchas veces, sí han dado un diagnóstico correcto pero han llegado a éste de una manera muy rápida y sin pasar por ninguna prueba, lo cual no suele conformar a los padres, que buscan una segunda opinión. Así pues, “uno de los retos, sobre todo, es poder disponer de herramientas de diagnóstico estandarizadas y que sean fiables”.

En cuanto al tratamiento, el reto sería por una parte llegar a disponer de tratamientos farmacológicos curativos, no sólo paliativos y, por otra, desarrollar tratamientos no farmacológicos, como algunos que ya se están probando, basados en mindfulness, videojuegos serios o ejercicios, ya que muchos padres se resisten a que sus hijos tomen medicación. Los tratamientos farmacológicos emplean estimulantes, a veces anfetaminas o derivados anfetamínicos, que causan reticencias y miedo en la población general a pesar de ser muy eficaces para combatir los síntomas de este trastorno.

En opinión del Dr. Alda, el rechazo a los diagnósticos de TDAH ha bajado muchísimo con respecto a hace algunos años, principalmente debido a la labor de divulgación que se ha realizado. Actualmente, la mayor parte de las familias aceptan el diagnóstico. Sin embargo, aún aceptando el diagnóstico, a veces rechazan el tratamiento farmacológico, que es eficaz. Esta aparente contradicción puede deberse a que, aunque los padres acepten como posible un diagnóstico de TDAH, la manera en que se llega a ese diagnóstico muchas veces les genera dudas.

“Si tú vienes con tu hijo a la consulta y no le paso ninguna prueba, sólo hago una entrevista y te digo que tiene TDAH y que te voy a dar esta medicación, el padre dirá pero cómo lo sabes si no le has hecho ningún análisis, ninguna resonancia, ninguna prueba y ya me estás dando un tratamiento, que además dura años… Claro, esto genera muchas dudas”.

En la unidad de TDAH de Sant Joan de Déu, el Dr Alda y su equipo utilizan para el diagnóstico tanto BGaze Clinic como un CPT (Continuos Performance Test). “Pasamos las dos pruebas. Pasamos primero el CPT y después BGaze y vemos las respuestas de las dos pruebas”.

“Los padres lo que piden son pruebas objetivas, no quieren algo subjetivo sino que haya un dato o datos concretos que te den un diagnóstico determinado, sea el que sea; quieren algo similar, por ejemplo, al análisis de sangre que se realiza para medir el nivel de azúcar en el caso de la diabetes. Lo que no les gusta es la incertidumbre y les cuesta entender que no haya una prueba que diga al 100 o al 99,9 por ciento que lo que tiene el chico es una cosa o es otra. […] Cuando pasamos pruebas como BGaze o un CPT, que son pruebas mucho más objetivas, los padres aceptan mejor el diagnóstico… pones a los chicos ante un ecosistema con un funcionamiento parecido a la vida real y eso los padres lo aceptan bien; vendría a ser como nuestra prueba del azúcar.”

Por otro lado, para el Dr. Alda una herramienta como BGaze Clinic ayuda al diagnóstico facilitando el sistema de recogida de información y, sobre todo, sistematizando y uniformizando el proceso diagnóstico: “que todos [los psiquiatras] hagamos más o menos lo mismo, unifica la atención al paciente: que éste no se encuentre con una cosa distinta en cada puerta que abra”.

“Me parece que la función más interesante de BGaze Clinic es el informe. Pasa por un lado un CPT y por otro todo el tema de movimientos oculares, con la cámara. Para mí lo interesante es que pasa las dos pruebas al mismo tiempo y que es muy friendly, es muy amigable para los niños; es decir, los demás son un rollo y éste es más divertido.”

 

El futuro

El futuro del diagnóstico del TDAH pasa por encontrar marcadores bioquímicos y neurológicos para diagnosticar y pronosticar este trastorno. Bgaze ya ofrece un marcador neurológico objetivo y el Dr Alda está convencido de que también existen marcadores bioquímicos –como existen para otras enfermedades– y que tarde o temprano se encontrarán. De hecho, su equipo está en ello, trabajando y realizando estudios con la microbiota intestinal.

En cuanto al tratamiento, el Dr. Alda nos recuerda que, en lo fundamental, los fármacos que estamos usando actualmente tienen más de cincuenta años. “Hay que ir a medicamentos que tengan más poder curativo y no solamente paliativo. Los medicamentos actuales son muy, muy eficaces pero sólo para paliar síntomas; con lo cual, si dejas de tomar la medicación volverás a tener los síntomas.” Otro tema importantes son los tratamientos no farmacológicos, “tratamientos cognitivo-conductuales, que puedan ayuda a mejorar los síntomas.”