El método de evaluación de TDAH en niños (ACE) y su versión para adultos (ACE+) es una herramienta diseñada para ayudar a profesionales de la salud mental en la evaluación del TDAH. La entrevista ACE/ACE+ guía al profesional en el proceso diagnóstico mediante la evaluación de los síntomas del TDAH y el grado en que afecta en las tareas diarias. ACE establece una serie de preguntas que se corresponden con los síntomas de falta de atención, hiperactividad e impulsividad, y se proporcionan ejemplos típicos de la manifestación de estos síntomas que se pueden utilizar para guiar en el diagnóstico clínico. ACE permite conocer la presencia de cada uno de los síntomas en distintas situaciones, como por ejemplo en casa y en el trabajo/escuela, con el fin de determinar si los síntomas se manifiestan en varios entornos. Además, la herramienta permite al profesional conocer la historia clínica del paciente para determinar la presencia de comorbilidades.  El sanitario puede optar por diagnosticar utilizando el DSM-5 o el CIE-10, pero el sistema BGaze, basado en inteligencia artificial, permite calificar, interpretar y presentar los resultados en un formato fácil de utilizar.

 

El papel de los informantes

ACE y ACE+ son herramientas clínicas que deben ser utilizadas por un profesional médico. Ambos incluyen un módulo de ‘rating scales’ que incluye las percepciones sobre la presencia de síntomas de personas que están cerca del paciente y lo conocen bien. En el caso de pacientes menores de 12 años, se entrevista solamente a personas de su entorno más cercano (familiares, profesores, etc.). A partir de los 12-14 años, también se invita al propio paciente a participar en la entrevista con la finalidad de conocer su punto de vista.

Introducción a las entrevistas ACE y ACE+

Antes de realizar la entrevista, el evaluador debe establecer un cierto grado de confianza con el entrevistado para hacerlo sentir cómodo y seguro. Se recomienda que el profesional empiece por conocer al niño y a la familia con preguntas abiertas generales, con la finalidad de conocer cómo es la vida diaria del niño y de aquellos que están a su alrededor. Esto también es útil para entender lo que se espera del niño en casa (p.e.: comportamientos, tareas) y cómo está progresando el niño en la escuela. Al inicio de la administración de la entrevista ACE o ACE+, es importante definir ‘la escena de la entrevista’ explicando al entrevistado que se le harán preguntas específicas relacionadas con los síntomas reconocidos por los criterios de diagnóstico, de manera que se considerará si estos síntomas han estado presentes durante un periodo de por lo menos seis meses. Es necesario invitar al entrevistado a dar ejemplos (tantos como sea posible) de cómo manifiesta los síntomas en casa, en la escuela o en otras actividades. También se debe preguntar al entrevistado si estos síntomas se presentan con mayor frecuencia en comparación con otros niños de su edad (con hermanos o compañeros).

Administración de la entrevista ACE/ACE+

La entrevista debe comenzarse completando la sección de información básica. Además de información demográfica, esta sección recoge datos sobre la presencia temprana de factores de riesgo en la vida del niño, su historial médico, historia educativa, las relaciones entre padres y los antecedentes familiares. Es importante dedicar tiempo a estas preguntas, puesto que estos detalles son necesarios para comprender el contexto del comportamiento del niño y pueden proporcionar información importante sobre su deficiencia.

Tras dichas preguntas, se procede a valorar los síntomas de inatención (nueve ítems), hiperactividad (cinco ítems) e impulsividad (cuatro ítems). El entrevistado tiene que describir situaciones específicas y/o dar ejemplos de cuándo se presentan los síntomas, del inicio, del contexto, de la frecuencia, de la severidad y de los factores que influyen. Es importante considerar el nivel de impedimento debido a dicha sintomatología experimentada por el paciente, además de si ocurre con más frecuencia de lo esperado para una persona de su misma edad y con características similares.  A partir de esta exploración en profundidad de todos los síntomas, el especialista juzgará si un síntoma está presente y cuál es su severidad y/o frecuencia. Para los casos de incerteza, puede ser útil evaluar otros documentos que proporcionen información adicional sobre el comportamiento general del paciente, como por ejemplo informes escolares, además de conocer la perspectiva de otras personas involucradas en la vida del niño.

Se incluye una sección adicional para añadir notas sobre las observaciones que el profesional pueda ir tomando durante la entrevista.

Trastornos y problemas coexistentes

Después de la fase de observación, el profesional clínico considerará si existe la posibilidad de que el paciente sufra otras patologías coexistentes. Éstos pueden ser problemas del desarrollo neurológico, cognitivo, conductual, emocional, físico y trastornos médicos y cada uno incluyen una breve descripción que debe rellenar el evaluar para considerar también su perspectiva. Cabe destacar que no se pretende realizar un diagnóstico mediante esta sección, si no identificar comportamientos que pueden ser considerados como potenciales condiciones diferenciales o coexistentes y que requieren investigación adicional.

 

Calificación de la entrevista

Las instrucciones sobre la puntuación de la entrevista se proporcionan en la última sección; el especialista puede elegir aplicar los criterios diagnósticos del DSM-5 o el CIE-10 para realizar la calificación final. Además, el sistema BGaze aporta Inteligencia Artificial que ayuda a mejorar la interpretación de los resultados.